8.7.16

Otro cumpleaños más

Mañana es otra vez nueve de julio, posiblemente el día más incómodo del año porque inevitablemente soy el centro de atención en mi pequeño mundo. Ya no podré esquivar conversaciones y preguntas de familiares que veo solo un par de veces al año, tampoco podré justificar una mala actitud de mi parte y obviamente tengo que evitar esos silencios incómodos. 

Al margen del día en sí, para mí la importancia de esta fecha no radica en la celebración, más bien funciona como deadline de esa lista que hice hace algún tiempo sobre pendientes de vida. Vamos, que no celebro tener un año más, sino esas cosas que he podido concluir y de las que me hacen sentir mejor como persona.

Este último año para mí ha sido quizá el de mayor descubrimiento y de poder enfrentarme a mí misma gracias a que decidí ser dueña de mi tiempo. He aprendido e incluso he sentido ese gusto de hacer ciertas cosas que mi yo de hace varios años no le agradaba, y si retrocedo más aún, pues detestaba. De eso me siento mejor conmigo misma y siento que la tarea está completa y encaminada.

Sin embargo por otro lado aún me cuesta mucho los planes que tienen que ver con situaciones a largo plazo. Siento que no he avanzando mucho y la respuesta a todo a veces me duele. Es como si hubiera un algo que no me deja avanzar. No es miedo, no es desesperanza, no sé lo que es. Quizá soy de las personas que necesitan algo externo que los haga avanzar, sinceramente no lo sé, pero últimamente me está haciendo pensar de más sin ningún buen resultado.

Y bueno, esta será mi gran pelea para el próximo año. El tiempo me dirá si lo pude o no.

20.3.16

Te extraño

Hasta hoy no me había hundido en mis almohadas a llorarte. No es dolor, es resignación de saber que ya no estás. Suena un poco ridículo que escriba esto pero en dónde más podría hacerlo. Extraño no encontrarte debajo de mi cama, extraño no escucharte ladrar y equivocarte pensando que era mamá, extraño hacerte bailar y reírnos tanto, extraño bañarte y recortar tu pelo, extraño cargarte en la calle porque no te gustaba pasear, extraño no encontrar mi cama caliente al regresar a casa, extraño tu olor, tu naricita marrón, tus ojitos nublados. Siempre serás tú y todos nuestros momentos juntas. Es tu compañía incondicional la que me hace falta ahora.

18.6.15

La nueva tarea

Me encantaría saber el origen de esta nostalgia o pena que resulta luego de recordar/ver/reconocer algo que más bien debería alegrarme. Imagino que algo está relacionando de manera errónea ciertos significados con ciertos eventos, pero escapa de mi.

La pregunta ahora es saber el por qué y ahora es mi nueva tarea.

22.4.15

Invierno de 2013

El día no concluía al responder el último mail en la chamba, más bien se sentía como si estuviera a punto de iniciar el segundo tiempo y aún no estaba lista. Así fueron varios meses de ese invierno cuando decidí regresar a las aulas para probar qué tanto sabía y qué tanto iba a aprender. En ese invierno sobretodo, perfeccioné mi marca para llegar al paradero en condiciones metereológicas adversas, así como de calcular el tiempo exacto en que el bus llegaba al paradero, y de lo que me siento más orgullosa, analizar ciertos movimientos de la gente para así saber en qué lugar me convenía pararme para pronto ocupar un asiento. Acerté muchas veces, otras tuve que aguantar una hora entre universitarios hablando de sus fines de semana y gileos entre oficinistas.

Otro recuerdo de ese invierno es que estaba apunto de terminar Retromanía y me encantaba esa sensación que da el encontrar ideas a las uno pudiera haber concluido también. Me quedé con muchas reflexiones y sentí un poco de envidia de las anécdotas de Reynolds, el autor, que me hubiera encantado ver de cerca. Cuando lo concluí no tuve mejor elección que empezar uno de mis regalos de la última navidad: El extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Cuando salía de clases, intentaba caminar lo más compacta posible a modo de evitar sentir esa humedad a la que muchos limeños llamamos frío y deseando estar lo más pronto en el bus para continuar con esta historia. El viaje no duraba más de treinta y cinco minutos pero casi siempre llegaba bastante cerca de las once de la noche, y aún algunas cuadras me separaban de casa. En un intento de apurar mis pasos y por lo fascinada que estaba con el libro, imaginaba ver a lo lejos a un Dr. Jekyll en esa avenida que poco a poco se llenaba de neblina y en donde no era frecuente cruzarse con algún ser humano. Sí, me afané demasiado.

Sin embargo, para mi fue el invierno del Random Access Memories, que también me acompañó muchos días cuando realmente tenía la rutina de salir con la bici al regresar de la chamba a pesar del frío o de la garúa de Lima. Días en los que esos kilómetros me hacían sentir bien conmigo misma. Así fueron esos meses que hoy recordé de manera gratuita gracias a esta canción.


17.3.15

Moka

Existen muchas palabras para ti, y aunque ya no me escuches, mi gratitud hacia ti es infinita: Estuviste conmigo en tantos momentos jodidos, en donde pensaba que todo iba para peor y aunque nunca me hablaste, tu mirada y cariño eran alicientes para aminorar mi pena. También compartí contigo tantas alegrías, y me hiciste reír innumerables veces con tu ocurrencia. Me duele pensar que ya no veré más tus ojitos o sentiré tu naricita rozar mi pierna, pero no me hubiera perdonado verte mal. No sé qué hubiera sido de mi sin tu presencia. Quédate en mis recuerdos por siempre. Adiós pequeña.

El papá de mamá

Es recurrente que cada vez que alguien deja de existir me quede con un sentimiento de extrañeza debido a lo volátil que somos y que efectivamente la vida está siguiendo su curso. Sin embargo, esta vez hay algo más que no puedo agrupar en un solo sentimiento y me ha llevado a intentar sintetizarlo hoy.

Los recuerdos que tengo con mi abuelo son muy lejanos, quizás a los doce años dejamos de vernos con frecuencia, el motivo escapa de mi aunque puedo intuirlo, y desde esos días no hubo momento en donde la curiosidad haya logrado obtener noticias del otro. El por qué nunca me causó pena, aunque admito que de pequeña las veces que nos encontrábamos en alguna festividad familiar en casa de mi tía, me preguntaba "¿por qué mi abuelo quiere tanto a mis primas y a mi hermana y a mi no?". Sin embargo, la claridad de la madurez me dio una certera respuesta: uno no puede sentir cariño hacia alguien, así sea algún familiar muy cercano, si es que nunca se han compartido momentos importantes con él. Pero por otro lado mi madre en un afán de revertir su situación, intentó con buenos resultados recuperar el tiempo que perdieron a causa del rencor, desamor y poca comprensión.

Si la relación entre ellos no hubiera sido tan distante, quizás nunca me hubiera cuestionado eso de pequeña y ahora que ya no está, hubiera podido compartir esa pena que brota al traer a la memoria grandes recuerdos cuando alguien se va. A pesar de esto, sí siento mucha pena pero tiene otro motivo: el sentir de mi madre y tíos. Ha sido fuerte verlos tan frágiles, de un modo que quizá muy pocas veces o nunca había experimentado de cerca, en donde las palabras y cariños fungen como un superpoder que hace a las personas dejar ese llanto infinito para darle espacio a la serenidad.

La vida seguirá su curso y poco a poco regresará la calma. Por mi lado, fue gratificante haber tenido la oportunidad de pasar siquiera un breve momento con mi abuelo en lo que fueron sus últimos días. Pude escucharlo y darle fuerzas, y él por su parte, me sorprendió con gratas palabras que ahora forman parte de esos momentos importantes que quizás no pudimos tener en su tiempo, pero que afortunadamente ahora se quedan conmigo.

6.1.15

Intentar descubrir

Las conversaciones, el escuchar, el escuchar mientras se piensa, el escuchar mientras se piensa y se traen recuerdos al ahora, son de las cosas que suceden un martes que parece lunes mientras se botan los desechos de la cena y se lavan las ollas y sartenes del día cuidadosamente para no hacer ruido.

Seguir pensando, seguir pensando mientras se mira al vacío y ver que cada vez es más tarde y que se dormirá menos esta noche, es el resultado de este seis de enero de dos mil quince.

Buenas noches, que los momentos de estar densa están ansiosos por manifestarse.



26.12.14

Playlist de este año

Veo por todos lados los clásicos rankings de los mejores discos o canciones del 2014 y en mi caso este año ha sido el que menos he tenido tiempo para detenerme y escuchar algún nuevo álbum, sin embargo me he pegado con varias canciones que no necesariamente salieron este año o que no escuchaba hace muchísimo tiempo pero que he repetido infinitas veces gracias a mi bondadoso paquete de datos y a modo de silenciar ese diario encuentro turbulento con esa Lima que usa el transporte público como yo. 

A lo largo de mi 2014 estas fueron las que me hicieron empezar el día o terminarlo sin odiar tanto a la gente.




22.7.14

El "qué"

Me encanta la manera en que mis planes a mediano plazo cambian según el clima o la carga laboral de la semana. Hace un mes tenía la firme idea de algo pero hace algunas horas, siento haberme encontrado, luego de muchos años de dudas e incertidumbres, con aquella respuesta que me aproximará a lo que yo entiendo como felicidad.

Es posible que mis contemporáneos crean que debí saberlo hace mucho, pero no profeso aquella manera de vivir en la que todo ya está escrito y en la que debes seguir un manual de instrucciones en donde todo se hace en un orden y edad establecida; y hago un paréntesis para hacer catarsis de las veces que he escuchado a muchas mujeres de mi edad -y también hombres- hablarme acerca del casarse porque ya es tiempo. Pensé que estas mujeres de manual -título que leí recientemente en un relato y calza perfecto- ya se habían extinguido, pero siendo 2014 las hay y en sobremanera y siento que la razón a todo es el puro exhibicionismo, es decir, vivir para la foto y tener algo qué comentar. Creo que el sentimiento que te une a tu pareja es más importante que toda la parafernalia detrás de estos eventos sociales en donde la mujer quiere dársela de princesa y ser el centro de todo. Paso de eso, paso de tanta cojudecita detrás de esto, paso de la pose, creo que si quieres a alguien y quieres compartir tu vida con ella, no necesitas tanta alharaca.

Retomando mi idea, ahora que me siento más próxima a esa respuesta, es momento hacer todo lo posible para cumplirla y no caer en el intento. Cada vez que me quejaba sobre mi indecisión o poca lucidez para saber lo que quería, creía que todo sería más fácil cuando supiera ese qué, pero ahora que me toca ocuparme del cómo, siento que me equivoqué. A mi favor tengo el entusiasmo, pero en contra, mi desesperación de querer tener las cosas ya. Veamos cómo pasa todo.


24.6.14

Oh, baby, love never felt so fine


No sé cuál será la manera correcta de moverte al ritmo de esta canción, pero lo intento y me gusta.

3.5.14

Silencios

El silencio detenido entre cuatro paredes una tarde de sábado,
Ideas que tienen miedo de ser,
Personas que aparecen de nuevo y culpa por mi falta de gratitud.

Discos pasados y hermosos que rompen el silencio,
Casi termina el día, uno de esos que pasan lentos, entre colchas y almohadas.

No caigamos en nostalgias hoy, sigamos llenando el silencio con voces de colores, me digo muy bajito en este cuarto que ahora es mi espacio mientras mis cabellos están a punto de formar un nido.

27.3.14

Entusiasmo



El entusiasmo -sólo en esta forma- y la melodía que con las voces logran una agradable armonía me han hecho repetir esta canción varias veces en pocos días. Deseo en algunos meses escucharla en vivo.

20.3.14

"Girls" para mi

Llevo dos años siguiendo Girls y la razón por la que decidí verla fue sencillamente porque se trataba de chicas a punto de llegar a los veinticinco años, con distintas aspiraciones y sueños inconclusos que evidentemente en algún momento chocarían con la realidad. La premisa era fácil y yo también tenía veintitrés, así que le di clic a la primera descarga y lo que me encontré me atrapó desde el inicio.


Lo que me ha unido tanto a esta serie fue encontrar líneas impecables que sintetizan de manera fácil el sentir de una mujer próxima a los veinticinco, que ha vivido lo suficiente para sentirse adulta pero que a pesar de estar en ese trance de la independencia aún le gustaría ser la niña que papá o mamá protegen aún. Muchos de los capítulos que he visto me han producido una sonrisa por lo dramáticas - bueno histriónicas ¿si?- que podemos ser muchas veces las mujeres o sentirme mierda por lo dura de algunas decisiones a las que se llega en momentos críticos. Lo genial es que Hannah, Soshanna, Marnie y Jessa tienen historias muy diferentes entre si que permiten un equilibrio en la narración de la serie, como sucede en la "vida real" que tienes a una amiga muy suiti y otra que es capaz de sacarte del llanto y hacerte fuerte.


He escuchado varias comentarios de esta serie, incluso para una de mis mejores amigas le parece insoportable el personaje de Hannah y es cierto, a veces es detestable verla siempre como el centro de todo pero incluso he podido congraciarme con ella muchas veces y llorar en secreto con alguno de sus momentos, pero como leí en algún lugar, puedes amar u odiar la serie pero no se puede negar lo buena que es.



La tercera temporada concluye este domingo, y nuevamente tendré que dejar pasar los meses refugiándome en el soundtrack que por cierto es otro de los motivos porque he llegado a querer tanto esta serie.

10.2.14

Nueva entrada

Son innumerables las veces que le he dado clic a "nueva entrada" que me parece cómico volver a hacerlo ahora y mucho más porque el falso cansancio de los lunes, ese que me dice "descansa hoy, mañana temprano sal a correr" me ha dicho hoy: "escribe una entrada, es un nuevo comienzo". 

Si, ando bastante optimista e incluso tengo ya mi lista de cosas por hacer -en mi caso sería concluir- este año, al menos del lado académico -usaré esta palabra con temor a soñar muy ñoña-, pero cuando hablo de un nuevo comienzo hablo de dejar atrás estas idas y venidas nostálgicas y detenerme a disfrutar cada momento que genero. Estoy pecando de jipi pero así de sencilla es mi conclusión y me enorgullezco de eso, y no es que hoy haya tomado esta decisión, pero me provocó darle un nuevo comienzo a este blog que comencé hace varios años y hoy recordé que tenía.

Mi intención es volver a escribir porque es gratis hacerlo y aunque me adelante mucho, retomo este lugar porque tendré tiempo para él en algunos meses; y a modo de paréntesis diré que debo de aprender a hacerlo con una técnica y con orden a pesar de que la espontaneidad sea mi materia prima.

6.12.13

Diciembre, sí, otra vez

Nuevamente llegó y nuevamente no entiendo cómo pasó, si hace poco fue mi cumpleaños, ese nueve de julio que tanto esperé, cómo que ahora ya tengo que acostumbrarme a un nuevo número: 2014.

Todo va muy rápido, acelerado. Quisiera detenerme un momento y recordar aquellos meses de hace algunos años atrás en donde los días pasaban lentos, confusos, pero quietos.

¿Podría volver a tener de esos días? ¿Realmente podrían regresar?