17.3.08

Frustra-acciones

El enemigo mayor que puedo tener y he tenido siempre se hace llamar por mi nombre.

Es cierto que no tengo ni defiendo alguna identidad, pero es que no la tengo.

Quisiera creer en mi y no puedo.

Nuca doy todo de mi para algun propòsito, nunca.

El volar de una mosca en un mal día puede aventarme del balcón de mis creencias y si encuentro la mano que me hace regresar yo misma la suelto.

Viejos tropiezos se reencarnan en nuevos y me paralizan, no me dejan caminar.

Lo que me sume en la mayor tristeza es la decepción, cuando estoy segura que lo logré y en realidad no lo fue.

....

1 comentario:

-Handrez- dijo...

No es que no tengamos identidad, lo que pasa es que esta es muy voluble.