12.4.08

Impro

Empiezo esta entrada sin saber qué escribir, simplemente escribo por escribir. No estoy en mi casa, situación incómoda para mi, segundo, estoy cansada física y espiritualmente. Si fuera un sábado usual, en estos momentos estaría en la disputa de qué película ver, pero antes hubiera gastado casi 200 gramos de mantequilla en mi ritual para preparar mi tazón lleno de pop corn, y sin olvidar mi super vaso al ras de pepsi helada. (Obviamente mi companía serías tú)

Luego de quemarme la mano sirviendo mi pop corn, me aplastaría en el mueble de la sala, lista para ver la peli, pero como es pirata, estaría renegando porque no se ve bien o buscando los subtitulos. Pero si tengo mucha suerte (la contraparte de la pirateria) encontraria hasta material extra, bonus, etc. de la pelicula, y todo esto por 4 soles. Dependiendo si la película la elegí yo, estaría entretenida y es muy probable que me gusté, pero si no fuese asi, las posibilidades de quedar satisfecha estarían un poco reducidas.

Sin embargo, a mitad de pelicula o quizás tan sólo al inicio, dejaríamos de conversar para dar pie a nuestras ganas de estar solos. Lo que primero me llevaría a pensar o mejor dicho recordar que no estamos solos en casa y que existen muchas posibilidades de ser escuchados. Y después de muchos puntos suspensivos estaría en tus brazos otra vez, mirandote y diciendote para ya ir a dormir y que por cierto la película ya terminó.

Al final, iremos a dormir o lo menos lo intentaremos. Dormire tanto que ya me despertaré cansada...Y asi empezará otra día

No hay comentarios.: