13.4.09

Derechos de autor

Existen verdades a medias, medias verdades, mentiras piadosas, casi mentiras, etc. y creo que de todas estas, algunas me dieron a probar y por la ley de la causa y el efecto, yo devolví con creces. Y no es por rencorosa, pero al parecer mi temperamento se presta para ocasionar estos desfrenos, pero lo que nadie sabe, es que en el fondo me siento culpable. Y creo que a veces no debería pecar de buena gente, pero lamentablemente no tengo el prospecto para llevar a cabo un crimen perfecto porque mi conciencia me delataría.



Creo que cualquier persona tiene el derecho de reservarse ciertas cosas, no con el afán poco benigno de ocultar un gran secreto o una mentira, sino tan sólo porque es parte de uno y no parece necesario decirlo. Es mas, si es que uno dice todo, creo que pierde la gracia y muere todo.

Sin embargo, la idea de contar sumamente todo acerca de mí, me llama la atención pero no creo que a muchos le importe lo que hice y dejé de hacer en mi vida, a lo que me pude atrever alguna vez, lo que dejé de hacer por culpa de alguien o de qué me arrepiento a veces. Eso jamás saldrá de mi, por respeto a mi misma y a los demás.

No hay comentarios.: