16.10.09

Sin embargo, inusual

Si tomara en cuenta las ideas de las incoherencias de mis dos últimos sueños, creo que ni pensaría en esto (nuevamente). Pero cómo aún no encuentro al indicado que entienda de mis incoherencias, se postergará algún tiempo más. Es más, porque los protagonistas de esos sueños no tienen ni la mínima idea (o quizá si).

En fin, la cuestión del día no es esa, sucede que hoy me preguntaba por qué no entender que sólo necesito algo como esto:



Pero vamos, ¿cómo hacerle comprender esto a tu ego? Y la verdad, es una tarea que no quiero hacer. Es más, esa persona por la que antes hubiera dejado todo, murió y no me dejó despedirme. Tampoco me produce tristeza, ni menos alegría, tan sólo libertad y las ganas de encontrar las mismas ganas en otro cuerpo y dejarme morir con él.


Y si, gracias a ti, me doy cuenta que eres cómo un chocolate en invierno para mi. Si, esa es la analogía perfecta, vamos a ver si lo recuerdas para que lo entiendas.


(Hoy andé algo tontita)

No hay comentarios.: