8.12.09

Feriado

He renegado. He recordado con alguien más a Verónica. He gritado a mi madre innecesariamente. He estudiado. Me he peinado como si fuera al colegio. He escuchado una gran historia por teléfono. He querido tenerlo. He comido demasiado a pesar que no haya almorzado. Silencio. Silencio. He tenido raros recuerdos. Me he decepcionado, porque ya lo sabía. He intentado ser consecuente. Y lo he conseguido. Me he sentido orgullosa. Silencios interrumpidos. He esperado. Ha resultado. Y sonrío tontamente

Esto no es mío pero es algo que deseo:

Y tu piel es blanca como esta mañana de enero demasiado hermosa como para ir a trabajar. Sin pestañear hablamos con el jefe un cuento chino y, como niños, nos volvemos a acostar. Se supone que debía ser fácil ¿Tienes frío? Pero a veces lo hago un poco difícil. Perdón. Suerte que tú ríes y no te enfadas porque eres más lista y menos egoísta que yo ¿Todavía tienes frío? Bueno, cierra los ojos un minuto que te llevo a un lugar.

Imagina una calita, yo te sirvo una clara. Es verano y luce el sol, es la costa catalana. Estamos tranquilos, como anestesiados. Después del gazpacho nos quedamos dormidos mirando el Tour de Francia en la típica etapa donde Lance gana imponiéndose al sprint con un segundo de ventaja en el último suspiro colgándose a sus hombros el maillot amarillo. De nuevo al chiringuito, un bañito, un helado de pistacho y un partido al futbolín. Lanzamos unos frisbis, jugamos a las cartas y acabamos cenando sardinas y ensalada. Bebemos, dorados. Hablamos, callados. La luna, la sal, tus labios mojados. Me entra la sed y pido una copa y España se queda en cuartos en la Eurocopa.

Pero nos da igual, hoy ganaremos el Mundial. Subimos a casa, hacemos el amor y sudamos tanto que nos deshidratamos. El tiempo se para, el aire no corre. Mosquitos volando y grillos cantando y tú a mi lado muriendo de sueño. Cansada, contenta, me pides un cuento y yo te lo cuento, más bien me lo invento. Te explico que un niño cruzó el universo montado en un burro con alas de plata buscando una estrella llamada Renata que bailaba salsa con un asteroide llamado Julián Rodríguez de Malta. Malvado, engreído, traidor y forajido. Conocido bandido en la vía láctea por vender estrellas independientes a multinacionales semiespaciales. Y te duermes…

Vivan las noches. El sol, la sal en tus labios.

Al principio, como siempre, dormimos abrazados y cuando ya suspiras me retiro a mi espacio. Me gusta dormir solo a tu lado de la cama, de esta cama ahora repleta de mantas en esta mañana fría, fría, fría, congelada, congelada.

3 comentarios:

UnaCreativa dijo...

Interesante =)

hanna dijo...

http://caminandoporeltecho.blogspot.com

Hell dijo...

Me parece el video perfecto para mostrar en poco tiempo el circo del mundo, su variedad, su colorido, su lado gris y su lado amarillo, su lado amargo y dulce, jóvenes y viejos, todos diferentes y todos iguales, viajando en el mismo barco...
Saludines!