30.4.10

Lo variable se vuelve apremiante

Creo que hace algunos meses atrás cuando estaba harta de mi "suerte" decía que esperaba el día que escribiera buenas noticias. Y bueno esta debería ser una de esas pocas veces, pero con ímpetu de incrédula y desacertada, tan sólo será sutil.

"He dado un paso más a ese cambio de latitud. Debería saltar en un pie, gritar como una loca y festejarlo, pero no, me reservo. No niego que emociona preguntarme ¿En dónde pasaré navidad este año? o imaginar el día que tenga en mis manos el pase hacia ese cambio que con miedo decidí dar. Lo veo tan relativo que me da miedo dar fuertes pasos y que se rompa el hechizo.

A la vez me da miedo que estos cinco meses de la ausencia de V - que ya han pasado - se conviertan en tres años. No podría con eso realmente.

Por otro lado, me pregunto si la magia que encontré se guardará en una botella, o simplemente desaparecerá. No quiero pensar en eso ahora, pero la verdad es inevitable. Me imagino una despedida y dos personas que no quieren dejar ese abrazo.

Esperaré. Así la respuesta sea positiva o no, seré feliz"

No hay comentarios.: