7.10.10

Primeras veces

Nunca me había detenido a pensar lo curioso que es andar de la mano de alguien. Me refiero que es algo que se activa naturalmente en una pareja.

La primera vez que sucede, se da con ilusión, con timidez y con miedo a que la otra persona sienta lo nerviosa que se puede estar. Si, me refería a la sudoración natural de dos cuerpos, a ese calentito que brota tan sólo del contacto de dos manos tímidas.

Se camina, se conversa, y no se deja de pensar en cómo ahora se anda con esa persona de la mano. Vienen a la mente muchas preguntas, pero el punto de concentración siguen siendo esas dos manos enlazadas.

Esa primera vez de la mano con alguien, no se olvida. Claro, si ahora contrastas ese primer contacto con los que se dan a oscuras, encima de unas sábanas frías y con tanto entusiasmo. Y sonríes, y da gusto saber que el tiempo pasa rápidamente.

Por otro lado, viene otro momento a la mente: la confianza ganada. Esa que te permite dar un par de palmadas en las nalgas mientras se camina, la que se detiene en un abrazo efusivo, o en eso beso que aparece de pronto.

Recordar esas las primeras veces que se tienen con alguien son geniales, en especial cuando esas primeras veces cumplen un tiempo determinado en el calendario. Y mucho más cuando la otra persona involucrada no ha tenido la oportunidad de jugar un poco con ellos ahora.

Y tendré una madrugada entera para jugar con ellos, para crear otras nuevas "primeras veces"

No hay comentarios.: