23.12.11

Madrugada

Siento estar viviendo esos momentos que definen lo que anhelo para la vida que sigue. Su compañía, su sentido del humor, su carcajada, su cariño y hasta cuando se molesta conmigo, son cosas que amo de él.

Llevo horas despierta, escuchando el mar tan cerca que me asusta y me mantiene alerta, pero me siento mejor al pensar que estoy cuidando su sueño. Que nadie o nada se atreva e irrumpa con su tranquilidad.

¿Cuántos momentos geniales han pasado entre nosotros? ¿En qué momento nos sentimos seguros de la seguridad del otro? Me pregunto a minutos del amanecer, mirando su espalda que pronto tomaré como trinchera para esperar al sueño.

Se me ocurren tantas cosas ahora, - así descubro que mi hora lucida es a las cinco am -que no quiero pensar para no desgastarlas. Me voy a su espalda, buenas noches/días.

No hay comentarios.: