20.3.16

Te extraño

Hasta hoy no me había hundido en mis almohadas a llorarte. No es dolor, es resignación de saber que ya no estás. Suena un poco ridículo que escriba esto pero en dónde más podría hacerlo. Extraño no encontrarte debajo de mi cama, extraño no escucharte ladrar y equivocarte pensando que era mamá, extraño hacerte bailar y reírnos tanto, extraño bañarte y recortar tu pelo, extraño cargarte en la calle porque no te gustaba pasear, extraño no encontrar mi cama caliente al regresar a casa, extraño tu olor, tu naricita marrón, tus ojitos nublados. Siempre serás tú y todos nuestros momentos juntas. Es tu compañía incondicional la que me hace falta ahora.

No hay comentarios.: